Clinica termal Alicante Valencia

Nos ayuda a empezar el día con energía, pero, sobre todo, es uno de esos pequeños placeres que pasan inadvertidos. Además de bienestar, la ducha también mejora nuestra salud.

Perez Moreda, Florencio Capitan Segarra, 1 Bis  
965216394
Capitan Segarra 1
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Juan Perez Verdu
965 130 767
Benito Pérez Galdós 39 Es. Izq. Ens. B
Alicante, Valencia
Especialidad
medicina general

Esta Información es Proveída por
Perez Moreda, Florencio Oftalmologo  
965216394
Capitan Segarra 1
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Berna Quiles C.B.  
965211771
Teniente Coronel Chapuli 1
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Asv Funeser S.L.  
965910224
Maestro Alonso 158
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Perez Moreda Florencio
965216394
Capitan Segarra 1
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Belda Calatayd Pedro
965206894
San Fernando 51
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Andres Cervera Cristina
965245613
Conde De Lumiares 38
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Camacho Bermejo Juan Antonio
965922440
Concejal Lorenzo Llaneras 9
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Paya Mas Maria Aurora
965209757
Gerona 19
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Poderes Curativos del Agua

Proveído Por:

mente-ducha

En nuestra vida cotidiana existen pocos placeres tan sencillos y a la vez tan gratificantes como una agradable ducha. Gracias a ella, los madrugones se llevan mejor y, por las noches, nos ayuda a relajarnos y conciliar mejor el sueño. Desde el principio de los tiempos, el agua ha sido fundamental en nuestras vidas y sus propiedades terapéuticas han sido utilizadas en beneficio de nuestra salud. Pitágoras fue el primero en introducir los baños fríos para fortalecer el cuerpo de sus alumnos, e Hipócrates aconsejaba chorros de agua caliente para combatir el insomnio y los dolores musculares. Como explica la fisioterapeuta María Reyes Pérez Fernández en su libro Principios de Hidroterapia y Balneoterapia (Ed. McGraw-Hill), tras varios siglos en los que el agua se utilizó para mejorar la salud, la llegada de la Edad Media supuso en Europa el olvido de las propiedades beneficiosas del agua.

El agua cura

Es en el siglo XIX cuando se recuperan los tratamientos con agua. Los balnearios viven años de esplendor y, en la actualidad, la llegada al mercado de los spas no ha hecho más que reafirmar las propiedades terapéuticas del agua. Los tratamientos se aplican a través de diferentes técnicas, entre las que destaca la ducha. Según la temperatura, la presión, la zona corporal tratada y el modo de aplicar el agua se pueden conseguir beneficios para problemas musculares, de piel y nerviosos. Las duchas pueden usarse para coger energía, relajarte, tratar heridas, aliviar dolores musculares o mejorar la circulación. Pero, para muchos, la ducha simplemente es sinónimo de bienestar, una sensación que se produce por “el cambio de temperatura que nota el cuerpo, que crea una sensación térmica que es lo que provoca ese bienestar”, explica el fisioterapeuta y coordinador de Nino Sports Club, Juan Carlos Jiménez.

¿Balneario o spa?

Para aprovechar todos los beneficios de las duchas lo mejor es acudir a un balneario o a un spa. Antes de decidir a dónde vamos, es importante saber lo que queremos conseguir con el tratamiento. Como explica Juan Carlos Jiménez, “si quieres un tratamiento para una causa determinada es mucho mejor ir a un balneario donde te van a tratar con aguas mineromedicinales, pero si sólo quieres relajarte, puedes acudir a un spa”. Sin embargo, hay que tener muy claro que con las duchas “se consiguen efectos beneficiosos a nivel superficial”, aclara Juan Carlos Jiménez, por lo que si tenemos un problema agudo debemos acudir a un doctor. Una vez en el balneario o spa, el fisioterapeuta recomienda dejarse asesorar por el equipo médico del centro para saber qué tipo de ducha te puede ir mejor para conseguir el objetivo deseado.

Según la temperatura del agua de la ducha, su beneficio será diferente. Tal y como señala María Reyes Pérez Fernández, las duchas de agua fría consi...

Haga click aquí para leer más artículos de Elle