Tiendas de ropa infantil Alicante Valencia

Es necesario que aprendas a cuidar a tu bebé a la perfección, sobre todo cuando eres madre por primera vez. En el siguiente artículo te contamos un poco a cerca del cambio de pañal y ropa del pequeño...

Clinica Vistahermosa
965 264 200
Av. Denia 103
Alicante, Valencia
Especialidad
pediatricas

Esta Información es Proveída por
Ruth Gilabert Rico
965 986 696
Av. Estación 5 Local 29
Alicante, Valencia
Especialidad
pediatria

Esta Información es Proveída por
Hospital Internacional Medimar
965 162 200
Av. de Denia 78
Alicante, Valencia
Especialidad
pediatricas

Esta Información es Proveída por
Guillermo Macia Bevia
965 452 272
Palmerers 2
Elche, Valencia
Especialidad
pediatria

Esta Información es Proveída por
CLÍNICA PÉREZ DÍAZ
966306677
C/ Capitán Rueda, 21 Bajo Izda
Alicante, Valencia
 
Sanatorio Perpetuo Socorro
965 201 100
Pz. Doctor Gómez Ulla 15
Alicante, Valencia
Especialidad
pediatricas

Esta Información es Proveída por
Francisco Javier Rodriguez Argüeso
965 125 500
Av. de la Estación 8 1º A
Alicante, Valencia
Especialidad
cardiologia pediatrica

Esta Información es Proveída por
Jose Vera Torres
965 449 723
Reina Victoria 17 6º
Elche, Valencia
Especialidad
pediatria

Esta Información es Proveída por
Centro Medico Los Angeles Elda-Petrel S.L
965 394 262
Joaquín Coronel 39 Bajos
Elda, Valencia
Especialidad
pediatria

Esta Información es Proveída por
CLÍNICA DE UROLOGÍA DR. D. MANUEL MATAS PITA
965204011
/ General ODonnell, 14 - 1º
Alicante, Valencia
 
Esta Información es Proveída por

La Ropa y el Cambio de Pañal

Proveído Por:

Aprende a cambiarle el pañal

¿Cómo le visto?

La mayoría de las madres primerizas, y sobre todo de las abuelas, tienden a abrigar en exceso a sus pequeños, por miedo a que se constipen. Y es un error por muchos motivos, entre otros, porque abrigarle demasiado, sobre todo mientras duerme, es un factor que incrementa el riesgo de muerte súbita. Para saber si le has vestido adecuadamente, tócale la nuca: si está húmeda, le has abrigado mucho y debes destaparle un poco; si no, has acertado. Ten en cuenta que los recién nacidos suelen tener las manitas y los pies frescos (no helados), porque su sistema de termorregulación no es bueno y su organismo “prefiere” mantener calientes las zonas vitales a las extremidades. Recuerda también que si tu bebé está muy gordito, al tener más grasa perderá calor más lentamente y es probable que debas abrigarle algo menos de lo que piensas.

Elige siempre para él ropa cómoda, fácil de poner y quitar, que esté confeccionada con tejidos naturales (algodón, lino, hilo), que no le oprima y que carezca de accesorios (botones, lacitos) que puedan desprenderse y que el pequeño se pueda meter en la boca.

¿Cómo le cambio el pañal?

Las primeras semanas tu hijo manchará unos 10 pañales diarios. Para evitar las irritaciones.

Pásale las toallitas o la esponja de delante hacia atrás, aclarando la esponja en cada pasada si se ha hecho caquita.

Déjale un rato con el culete al aire antes de ponerle el pañal limpio (la humedad favorece los hongos y las irritaciones).

Aplícale una crema balsámica cada vez que le cambies. Ésta forma una película protectora sobre el culete, que ayuda a prevenir las escoceduras.

Ponle el pañal limpio, bien sujeto. Así previenes las hernias umbilicales y evitas que el ombligo le quede saliente.

Si alguna vez se escuece, sustituye la crema protectora por la pomada antiescoceduras que te aconseje el pediatra.

Olvídate del talco: no protege la piel y, además, la reseca.

El sueño y los paseos:

¿En qué postura le acuesto?

Siempre boca arriba, porque en esta posición el riesgo de muerte súbita disminuye notablemente. Si es propenso a vomitar, puedes ladearle la cabecita, y no te angusties pensando que puede tragarse o aspirar su propio vómito, porque es una posibilidad que nunca se ha demostrado. Para que duerma seguro y a gusto, mantén su cuarto a unos 20 ºC, ponle un pijama finito y mételo en un sacopijama que le abrigue bien y le permita moverse sin riesgo de taparse la cabeza con la ropa (aún no sabe destaparse). Si no tienes un sacopijama, puedes optar por acostarle en la posición “con los pies al pie de la cuna”, poniendo el embozo más abajo, para que no pueda deslizarse bajo la ropa. También es importante que al acostarle le quites el babero y los accesorios que pueden comprometer su seguridad. Vigila además que el ambiente de su cuarto no esté viciado.

¿Debe dormir por la noche en su cuarto y por el día en el salón?

Sí, pero desde el tercer mes. A partir de esta edad ya está bastante maduro para empezar a adaptarse a tu horario y así va diferenciando la noche y el día.

Textos: Susana Pardo

Haga click aquí para leer más artículos de Novarevista