Tiendas infantiles Palma Baleares

Las actitudes consumistas de los primeros años, entre los 6 y los 10 años, se desarrolla en función de la publicidad y de las decisiones de sus padres. Aquí conocerás más a cerca del consumismo infantil...

Caparros Gomez Manuela
971720538
Paraires 29
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
A. C. B. Centre Cdad.  
971718714
Comte De Sallent 9
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Castell Colom Juana
971207760
Joan Massanet I Mo 3
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Calderon Marcos Elena
971725302
Jaume Iii 27
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Banegas Navarro Antonia
971770599
Lluis Marti 4
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Usp Baleares
971 918 000
Camí dels Reis 308
Palma de Mallorca, Baleares
Especialidad
psiquiatria

Esta Información es Proveída por
Caceres Goyos Luis
971737423
Son Armadans 23
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Laso Gazitua Sofia
971711473
Velazquez 16
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Carreras Orozco Catalina Maria
971729188
Llorenc Vicens 1
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Martin Soledad Miguel Angel
971726775
Sant Miquel 36
Palma, Baleares

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

El Consumo Infantil

Artículos Proveído Por:

“¡Qué blanca lleva la falda la niña que se va al mar! ¡Ay niña, no te la manche la tinta del calamar!”
Rafael Alberti.

INTERCAMBIO DE UN PRODUCTO POR DINERO

A partir de los 10 años, el entorno de consumo se amplia y se dejan influir también por los que opinan y tienen sus amigos. Al mismo tiempo aumenta el interés de los pequeños por manejar dinero, inexistente en los primeros años de la infancia.

La ropa es uno de los primeros territorios en los que los chavales actúan independientemente en su elección y presionan a los padres a la hora de elegir marcas. Su gran objetivo se convierte en conseguir del siempre receloso bolsillo paterno lo que quieren: esa y aquella marca que también tiene su amiga o amigo.

Ninguno de ellos busca la calidad de las prendas de vestir, tan sólo les importa las etiquetas. Aquí es donde se producen los primeros “chantajes” infantiles. Si los mayores les compran ropa que ellos no han elegido o les disgusta, amenazan a los padres con no ponérsela.

En cuanto a otras compras, las más habituales se refieren a temas domésticos. Los tradicionales “recados” donde los más pequeños comienzan a desarrollar una educación consumista mediante la observación. Lo mismo ocurre, cuando van con sus padres a hacer compras alimenticias, presionando a los mayores para que compren aquellos alimentos de su preferencia, dejándose llevar por la publicidad, los envoltorios y las modas.

El dinero, algo que en un principio carece de interés para los más pequeños, se convierte a partir de los diez años en una necesidad. Las fuentes de ingresos son muy variadas, desde las propinas por hacer algún trabajo en casa, las recompensas económicas por los aprobados, el dinero recibido por el cumpleaños, la paga semanal que puede oscilar entre los seis y diez euros, cantidad que no incluye el goteo de dinero que significa para los padre la compra de bollos para la merienda o los cines.

Lo más normal es que los niños dediquen sus ingresos habituales, cuando son pequeños, a golosinas, cromos y juguetes de poco valor. A partir de los diez años este dinero se destina a hamburguesas o pizzas, los platos favoritos de los niños. Los ingresos extraordinarios más cuantiosos, lo dedican a compras más caras, como son videojuegos. En algunas familias, los ingresos extraordinarios de los pequeños se colocan en una cartilla de ahorro.

Para los padres el deseo consumista de los pequeños se relaciona con los objetos que hay en el mercado, por lo que detectan una falta de imaginación de sus hijos. Además, manifiestan que la influencia de la publicidad es total a la hora de consumir. Sus prendas de vestir, sus juguetes y demás productos son elegidos por los pequeños en función de la publicidad.

En definitiva, para los n...

De: Francisco Arias Solís


En definitiva, para los n...

Haga click aquí para leer más artículos de Articuloz.com