Clinicas de Veterinario Bilbao País Vasco

Es durante las primeras semanas (hasta 16 semanas) de la vida de un cachorro cuando la socialización primaria ocurre. Es necesaria una gran variedad de experiencias para tener una mascota equilibrada...

Maite Ochoa Autonomia, 14 - Entresuelo  
944103081
Ugariotz 
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Arenaza Asua Maria Teresa
944213310
Autonomia 9
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Artekale, 54  
944168356
Artekale 54
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Biok Centro De Formacion Y Recuperacion Funcional, S.L.  
944414862
Sagrado Corazon De Jesus, Plaza 5
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Dartigues Bignebat Patrice
944242117
Berastegui 4
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Laboratorios Ize S.L.
944 271 404
Dr. Areitza 34 1º A
Bilbao, País Vasco
Especialidad
analisis clinicos

Esta Información es Proveída por
Arcocha Calvin Maria
944231483
Buenos Aires 9
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Casas Martin Nuria
944337789
Menendez Y Pelayo Marcelino 26
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Berta Garcia Garcia  
944110432
Union Begoñesa 101
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Laboratorio Ireisa, Amparo Iturriaga Mancisidor- Teresa Ibañez, C.B  
944008400
Astarloa 5
Bilbao, País Vasco

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

Consejos para las Visitas al Veterinario

Aquí le presento unos consejos básicos diseñados para ayudarle con el comportamiento de su perro. Las sesiones de adiestramiento deberían ofrecer descansos frecuentes e incluir ejercicios relajados que fomenten la confianza, estableciendo de esta manera hábitos de comportamiento que durarán toda la vida. Un perro bien socializado (¡joven o adulto!) asegurará que su mascota pueda ser examinada por completo y con el mínimo de estrés durante las visitas al veterinario, peluquerías y residencias caninas y en cualquier excursión pública.


1. Acostumbre a su perro a una variedad de gente

El estar familiarizado únicamente con usted o miembros de su familia puede hacer que su perro tenga miedo a los desconocidos. Procure presentar su perro al mayor número de gente posible en el mayor número de sitios diferentes posibles – niños, adultos, mayores, hombres, mujeres, gente de otra nacionalidad, etc. Deje que el primer encuentro ocurra a un ritmo con el que el perro se sienta cómodo y no amenazado. Vigile con cuidado nuevas interacciones con niños, pues tanto niños como perros pueden ponerse demasiado nerviosos o activos y pueden producirse lesiones.

2. Acostumbre a su perro a una variedad de cosas

Un perro bien socializado es uno que haya sido familiarizado con los sonidos y movimientos de los utensilios domésticos, como el aspirador, la escoba, el secador, el cortacésped, etc. Se recomienda cautela; algunos de los aparatos con los cuales los perros deben estar familiarizados son peligrosos, y aunque no quiere que su perro experimente pánico y terror cada vez que corte el césped, los perros deben ser conscientes de que estos aparatos tampoco son juguetes. Otro miembro de su familia debería estar con su perro mientras se enciendan electrodomésticos u otros utensilios para ofrecer apoyo y asistencia si hace falta. Cosas como juguetes de niños o paraguas son también buenas opciones para la familiarización.

3. Acostumbre a su perro a una variedad de lugares y superficies

¿Ha visto alguna vez un perro adulto que tuviera miedo de caminar sobre un suelo de baldosa? El contacto de su perro con una variedad de superficies como madera, hormigón, hierba, baldosas, escaleras etc., es una buena manera para darle confianza en situaciones diversas. Lugares diferentes como la playa, parques públicos, su supermercado local, ascensores, otras casas, y por supuesto la consulta del veterinario ofrecen buenas oportunidades para la socialización de su perro. Importante: Debido a que los cachorros no están aun totalmente vacunados, se recomienda cautela en cuanto al control de la salud general y enfermedades infecciosas en lugares públicos.

4. No anime a su perro a que muerda las manos a la gente

Aunque nos puede parecer “mono” que un cachorro parezca o actúe “feroz”, en realidad se trata de mala socialización y puede causar problemas de comportamiento en el futuro. Ni las manos, los pies ni las extremidades son cosas aceptables para coger o morder, y si dejamos que el perro lo haga de cachorro, será más difícil enseñarle que no es aceptable más adelante. El momento óptimo para adoptar a un cachorro es cuándo tenga más de 8 – 9 semanas. Aprenden muchas cosas importantes acerca del comportamiento social de la madre y sus hermanos cachorros (como, por ejemplo, la inhibición de las mordeduras.)

5. Haga viajes frecuentes y cortos con su perro

Si las únicas ocasiones en que su perro sube al coche son para ir a sitios ‘desagradables’ como la consulta del veterinario o la residencia canina (¡estos lugares también pueden ser “agradables” desde el punto de vista de la mascota!), el viajar en coche puede convertirse en un acontecimiento muy temido y lleno de estrés. Un viaje corto en coche al parque o a la consulta del veterinario, estimulando mucho al perro y quizá premiándole después, ayudará mucho en hacer que el perro esté más cómodo a la hora de ir en coche. Usar collar o correa y un transportín también hará que se sienta más seguro. Para perros miedosos, el estar en el coche aunque éste no esté en marcha unas cuantas veces, le ayudará a darse cuenta de que el coche es un lugar seguro, y le dará confianza a la hora de su primer viaje de verdad.

6. Practique quitando el cuenco durante las horas de comida

No hace falta que esto se repita a menudo y sólo se hace durante unos cuantos segundos. Observando la manera en que el perro reacciona, se puede aprender mucho sobre su temperamento. Los perros no deberían gruñir ni intentar morder si se les quita la comida. Esta técnica establece quién es el “jefe” (el humano) y puede eliminar la agresión relacionada con la comida y la imprevisibilidad en el futuro. Alternativamente, déle a su perro comidas más pequeñas más a menudo. Si esto supone un problema para su perro, consulte a su veterinario o adiestrador para resolverlo de forma adecuada.

7. Haga “exámenes” de ensayo con su perro

¡Acostumbre su perro a que le miren! Inspeccione los ojos, los oídos, las patas, la boca, la barriga etc., para ayudar a su perro a sentirse cómodo y a aceptar las varias palpaciones y posiciones. Esto ayudará en futuras visitas a la consulta del veterinario y puede servir de adiestramiento imprescindible para situaciones de emergencia. También le servirá a la hora del cepillado, cuando se le corta las uñas y cuando se le limpien los dientes.

8. Acostumbre tu perro al collar y la correa con supervisión

Ponerle a su perro ese collar nuevo tan elegante o esa flamante correa, puede ser para él una experiencia frustrante y estresante. No obligue a la fuerza a su perro a aceptar cosas nuevas como esta de inmediato. Deje que explore y se sienta cómodo con estas cosas antes de obligarle a trabajar con ellas como será necesario más adelante (sacarle de paseo, etc.)

Si socializa y adiestra a su perro, ir al veterinario será más seguro y agradable para su perro, el veterinario, usted y todos los demás en la sala de espera. Hable con su veterinario y pregúntele si se puede visitar su consulta únicamente con el propósito del adiestramiento y socialización. Todos estos esfuerzos valen la pena para evitar que su perro no pueda ir al veterinario a causa de su mal comportamiento.

Haga click aquí para leer más artículos de Articulosgratis.com