Libreria infantil Alicante Valencia

Un criterio para seleccionar literatura infantil es que pueda ser leída y disfrutada por niños y adultos porque apela a estructuras esenciales de la condición humana, es universal y acarrea bagaje cultural (en otras palabras, no es literatura ‘light’ o ligera)...

Colegio Oficial De Peritos E Ingenieros Tecnicos Industriales De Alicante  
965122793
Estacion (La) 5
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Oterin S.A.  
965217251
Castaños 6
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Mansanet Santacreu Jose Miguel
965214739
Bazan 20
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Brotons Aliaga Josefa
965203826
Elda 1
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Abrisqueta Abogados Asociados S.L.  
965210278
Teatro 41
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Ferrando Clement Raquel
965124987
Catedratico Ferre Vidiella 9
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Pico Peritaciones De Seguros S.L.  
965140291
Pablo Iglesias 34
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Centro De Estudios Villa Teresa Torero Jose M.ª Manzanares, 1, Loc. 21-22  
965120386
Torero Jose M. Manzanares 1
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Centro Estudios Profesionales Inter-Vertice Alicante S.L.  
965145508
Bailen 19
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Academia De Peluqueria Y Estetica Macali S.L.  
965925346
Tucuman 20
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

¿Cómo Elijo un Buen Libro para Chicos?

Proveído Por: 

Clara Levín, licenciada y master en Letras (Universidad de Cambridge, Inglaterra) elaboró como voluntaria de Fundación Leer una serie de criterios para identificar la literatura infantil de mayor calidad literaria. La especialista aclara que no existen estándares absolutos respecto de lo estético y que en esta propuesta incluye criterios en tanto opiniones y no conocimiento.

Los criterios:

El libro se lee tanto por niños como adultos

Muchos textos originalmente escritos para adultos como Robinson Crusoe demostraron capacidad de conexión con la infancia y quedaron consagrados como clásicos. Asimismo, clásicos del presente como la Tetralogía de Terramar de Úrsula Le Guin (EEUU, 1929-) es disfrutada ampliamente por adultos. Según Marc Soriano hay ciertas historias, como las de la tradición oral, que “no se dirigen especialmente a los niños, pero tienen la función de transmitir las conclusiones a que ha arribado una sociedad determinada en lo que respecta a leyes del parentesco, tabúes, transgresiones y vínculos entre los vivos y los muertos. Es un entretenimiento que tiene una misión de iniciación e integración”.

El libro perdura en el tiempo

Otro criterio para seleccionar literatura infantil es que perdure en el tiempo, porque prueba su valor cultural y permite al lector, en muchos casos, acceder a mitos, imágenes, recuerdos colectivos que lo habilitan a tener un diálogo intergeneracional y un anclaje de identidad cultural y nacional.

Estos libros, como Don Quijote (Cervantes, 1606), vencen el paso del tiempo porque conservan actualidad o porque en un momento histórico determinado narraron algo de una forma tal que se convirtieron en textos representativos de una época, corriente de pensamiento o desarrollo particular de la disciplina literaria.

El libro brilla por la forma

Un libro no se define sólo por qué cuenta sino por cómo lo cuenta –cómo presenta, estructura y estiliza su material - o dicho de otra manera, por su forma.

La forma condiciona la recepción del texto por parte del lector y es, en gran medida, responsable de generar una recepción afectiva, íntima y privilegiada del texto, razón por la cual solemos decir que la buena literatura conmueve.

En la historia de la literatura los temas se repiten; lo que varía, y allí radica la diferencia de calidad, es la manera de contarlos, su enunciación. El lenguaje de la alta literatura, según María Luisa Miretti, es portador de emociones y provoca impactos transformadores en el receptor, al condensar un alto valor simbólico, un uso de lenguaje metafórico y sensorial, sonoro y musical, y una estructura puesta al servicio del contenido.

Las buenas narraciones combinan hábilmente los elementos de la tradición literaria con los propios, la belleza con la extrañeza, y la cotidianeidad con lo desconocido.

El libro provoca un placer difícil

Otro criterio para seleccionar literatura infantil es que presente esa densidad que deja una impronta en el lector más allá del entretenimiento placentero e inmediato, volviéndose un placer duradero que se evocará en situaciones determinadas a lo largo de la vida y que moverá al lector a buscar nuevos libros que serán nuevos entretenimientos y nuevos placeres sutiles y difíciles.

La gran literatura es capaz de provocar una cierta angustia, por oposición a la literatura ‘light’. Sus textos no confirman sino que mueven nuestras ideas y sentimientos, mediante su poder de sugestión y alcance simbólico, y el limbo entre la realidad y la ficción donde se ubican.

El libro invita a la reflexión

Un último criterio para seleccionar literatura infantil es que promueva la reflexión y ejercite la imaginación de modo que nuestra mente amplíe sus confines y adquiera la capacidad de pensar creativamente los conflictos y obstáculos con los que se topa.

Este punto está íntimamente ligado con el anterior, pero en lugar de enfocar el placer de la lectura, se concentra en las reflexiones a que la gran literatura nos invita. Para Harold Bloom, la literatura es una provocación a la grandeza; nos hace crecer como individuos, nos presta amplitud y profundidad. Nos ofrece vías de exploración, comprensión y aceptación de modos de vida ya que promueve la identificación con personajes y contextos ajenos.

Eso sucede, en parte, dado el soporte mismo de la literatura. Las condiciones de posibilidad de la lectura son dos: libro y lector, y no puede darse sin uno de ellos. El lector lee y, además, completa activamente las omisiones y lagunas inevitables, medulares, de toda narrativa. Y al proporcionar los eslabones faltantes (interpretaciones), se ve forzado a pensar en términos de una experiencia distinta a la suya.

La buena literatura, la literatura que genera buenos lectores y personas reflexivas, es aquélla que uno quiere releer. Es necesario ofrecer esa literatura, es necesario ofrecer el placer de leer; es lo único importante.

Por: Clara Levín


Haga click aquí para leer más artículos de Femeninas