Psicologo adolescentes Alicante Valencia

Esta etapa entre la infancia y la edad adulta no es fácil de vivir para los jóvenes. Y aún menos para los padres. Para mayor información a cerca de la educación de los adolescentes continúe leyendo el artículo...

Lorente Martinez Jose Manuel
965217279
Poeta Quintana 66
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Ferrandez Corbalan Luis Antonio
965140660
Segura 5
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Hernandez Nuñez De Arenas Roque
965204269
Bailen 4
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Vicente Jose Ramos Moya
965 210 008
Pz. Luceros 3 1º B
Alicante, Valencia
Especialidad
psiquiatria

Esta Información es Proveída por
Bares Hernandez Rosa
965253311
Alcalde Agatangelo Soler 4
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Carrillo Soler Anne
965928689
Arzobispo Loaces 12
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Millan Dolz Juan Antonio
965121067
Pintor Cabrera 26
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Cims Tecnicos En Psicologia Y Logopedia S.C.  
965928182
Pintor Aparicio 13
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Clinica Alfonso X El Sabio Av. Alfonso X El Sabio, 27 - 1º F  
965204136
Alfonso El Sabio 27
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Lafuente Rodriguez Marisa
965202931
Pablo Iglesias 11
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

¿Cómo Educar a los Adolescentes?

Proveído Por:

mente-adolescentes

Sin embargo, la adolescencia, es un período imprescindible para el buen desarrollo de nuestros hijos y en la que maduramos tanto nosotros como ellos. Se trata de un crecimiento conjunto.

No es un secreto para nadie: la adolescencia es una etapa de turbulencias que algunos psicólogos como Coks Feenstra, especialista en Psicología infantil y autora de El día a día con mis hijos compara con la etapa del “no” que atraviesa el niño pequeño en torno a los 2 años. “Al igual que el niño pequeño empieza a descubrir su propia individualidad y necesita rebelarse contra su madre para afianzar su “yo”, en la adolescencia el joven necesita nuevamente rebelarse contra sus padres porque está en la encrucijada entre niño y adulto”, explica. El adolescente entra en un periodo de mutación que resulta difícil, no sólo para él, pues empieza a sufrir momentos de soledad, de dudas existenciales y de dudas vocacionales, sino también para su entorno, y en particular para sus padres que ven cómo, de la noche a la mañana, han perdido todo poder sobre sus hijos.

En busca de su "yo"

“Los padres se dan cuenta de que su hijo ya no es el mismo; va creciendo a un ritmo veloz, tanto físicamente como emocionalmente –añade Coks–. Ya no sirven las antiguas directrices educativas. Ahora es el joven el que traza sus propios planes para el fin de semana o las vacaciones. Es la fase en la que los padres notan que deben ir soltando las riendas, lo cual no es fácil. Para ellos sigue siendo un niño con cuerpo de adulto”. Y es en esta dificultad por aceptar que el niño ha crecido y que se materializa en su cambio de actitud, donde muchos padres ven la adolescencia como una especie de enfermedad. El hijo, antes cercano, alegre y comunicativo, se encierra en sí mismo, deja de depender emocionalmente de sus progenitores, escapa voluntariamente del círculo de seguridad familiar para adentrarse en un universo desconocido para él pero en el que aprenderá, a crecer, a convertirse en un ser autónomo, con criterio propio, contando, en principio, con el apoyo de su grupo de amigos. Y esto es lo que, según Coks, genera en el adolescente una serie de miedos y angustias a los que debe enfrentarse. “Los compañeros empiezan a ser su principal punto de referencia. Para formar parte de ellos, quiere ser como ellos: se viste, se peina y se comporta como los de su grupo”. La apariencia física cobra ahora mayor importancia. Los miedos se centran en aspectos: ¿Estoy bien como estoy? ¿Me aceptarán en este grupo? ¿Cómo me relaciono con los del otro sexo?”.

Entran, además, en una fase de su vida en la que coincide con el despertar de la sexualidad. De pasar a mostrarse indiferente hacia el sexo opuesto, comienzan a interesarse por él, despierta su atención, lo mira con otros ojos. Pero su inseguridad es grande, tanto en lo que respecta a la propia personalidad como al aspecto f...

Haga click aquí para leer más artículos de Elle