Tienda de ropa de bebe Alicante Valencia

Durante el embarazo el bebé vive en un entorno muy feliz: no siente frío ni calor, no pasa hambre y se duerme con facilidad. Una situación idílica que se rompe cuando nace. Si desea continuar pulse aquí...

Escuela Infantil Luna Lola La Cigueña, 4  
965265153
Ptda Orgegia 91
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Hermanos Artiaga C.B.  
965143951
Segura 14
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Escuela Infantil Montessori Hondon De Los Frailes, 2 Bajo  
965256245
Hondon De Los Frailes 2
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Juan Canto Maria Teresa
965256199
Doctor Bergez 37
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Ciudad Infantil San Jorge S.L  
965927661
Doctor Rico 15
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Nido Educa S.L.  
965156851
Chopo 11
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Farmacia Sanjuan-Vidal C.B.  
965252568
Alcoy 10
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Almendro S.C  
965910067
Martin Luther King 2
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Guarderia Ciudad Infantil San Jorge Av. Doctor Rico, 15  
965927661
Doctor Rico 15
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Aparicio Barros Nuria
966354050
Pintor Xavier Soler 13
Alacant, Valencia

Esta Información es Proveída por
Esta Información es Proveída por

¿Cómo Abrigo al Bebé?

Provided By:

En ese momento el pequeño llega a un ambiente totalmente distinto al que estaba habituado y por primera vez en su vida siente frío: pasa de los 36,5 ºC del cuerpo de su madre a los 24 ºC del exterior.

Además, desde que abandona el útero materno empieza a perder calor rápidamente. Por eso le colocan unos instantes sobre el pecho de su madre, porque el contacto piel a piel con ella le ayuda a regular su temperatura.

Esta vulnerabilidad al frío se debe a varias causas: a que su sistema de termorregulación aún está muy inmaduro, a que su piel es finísima y apenas le protege y a su escasez de reservas de grasa.

Como contrapartida, y para poder sobrevivir, el pequeño cuenta con unas defensas naturales que le ayudan a mantener su organismo caliente:

La vérnix caseosa, que es una capa de grasa blanquecina que le recubre el cuerpo y que no hay que intentar quitar, porque se reabsorbe sola a los dos o tres días de nacer; su postura flexionada, que hace que su cuerpo esté menos expuesto al frío, y la vasoconstricción periférica, un mecanismo de defensa contra las bajas temperaturas que contribuye a conservar calientes sus órganos vitales, aunque las manos y los pies se le queden fríos.

Señales que te avisan

Pero el problema de la inmadurez del sistema de termorregulación no se limita solo a que el pequeño sea hipersensible al frío, sino también al calor. Por eso pasa de sudar a tiritar (y viceversa) en cuestión de segundos y es más propenso que los adultos a los constipados y a la deshidratación (como consecuencia de sudar demasiado).

Por todo lo expuesto, en estos primeros meses tendrás que prestar mucha atención a la ropa que le pones y a la temperatura ambiente que le proporcionas, para que tu pequeño no pase frío ni se acalore.

Mantenerle calentito sin que llegue a sudar es esencial para que se sienta a gusto y feliz, pero desde que nació estás comprobando que no resulta fácil lograrlo.

Para saber si debes abrigarle más o menos, debes estar atenta a sus señales corporales y actuar en consecuencia:

• Necesita que le abrigues más si... Tiene fría y colorada la punta de la nariz, se muestra nervioso e incómodo y llora y le tiembla la barbilla. Si las uñas y los labios se le amoratan, no lo dudes: está pasando mucho frío.

• Necesita que le destapes si... Compruebas que le sudan la nuca y las axilas, que le han salido coloretes en las mejillas o que está muy rojo.

Haga click aquí para leer más artículos de Crecer Feliz